© 2015 

 Galisteo

con  Wix

IGLESIA DE SAN FRANCISCO    

F. INICIO: Siglo XVI-XVIII

ESTILO: Barroco

ARTISTAS: Jerónimo Sánchez de Rueda y Juan de Dios Santaella

Su construcción data de 1510-12, por merced de D. Pedro Fernández de Córdoba, primer Marqués de Priego, bajo la advocación de San Esteban, que no fue terminado hasta 1548-48. Es un templo gótico tardío o mudéjar, remodelado en el siglo XVIII en estilo barroco, a cargo de Jerónimo Sánchez de Rueda y posteriormente Juan de Dios Santaella. Del templo original prácticamente solo queda la plantas de salón.

 

Las obras de reforma comenzaron en 1712 y en ella se quiso aplicar el mismo tratamiento que se había efectuado en la iglesia de la Asunción: bóvedas de arista, cúpulas gallonadas y profusa decoración de yeserías barrocas.

El retablo mayor realizado por Juan de Dios Santaella fue terminado en 1781. Consta de un banco, un primer cuerpo donde se sitúan las hornacinas de los santos franciscanos y el camarín en el centro, en el que destaca la imagen de la Inmaculada que se relaciona con el círculo de los Mora.

 

El conjunto se termina con un ático curvo, con hornacina central que contiene la imagen de San Esteban. La talla que lo recubre es plenamente rococó.

La Capilla de Jesús Nazareno es una de las joyas del barroco prieguense. Iniciada en 1731 por Jerónimo Sánchez de Rueda y Juan de Dios Santaella. Su planta es hexagonal y configura su alzado grandes hornacinas, una balconada y sobre ésta ventanales que dotan del luz al conjunto. Las yeserías se encuentran doradas. El retablo se realizó en varias fases, sobre el tabernáculo primitivo, por Santaella hacia 1760.

 

El segundo cuerpo se realizó en 1790, siendo su autor Francisco Javier Pedrajas. Destaca en el centro el medallón de la coronación de espinas, que se cree obra de Remigio del Mármol. El camarín, de plante octogonal y cúpula gallonada con ventanas es obra de Pedrajas de 1788. En 1928 sufrió una reforma, obra del escultor Garnelo, que consistió en recubrirlo de mármoles, esculturas y relieves, quedando del proyecto original la decoración de la cúpula.

En éste se venera la imagen de Jesús de Nazareno que se atribuye al granadino Pablo de Rojas, en 1592. Es de talla completa aunque vestida en el siglo XVIII, época en la que se le colocó una peluca de pelo natural para aumentar el realismo. A ambos lados del retablo se encuentran dos hornacinas con la Virgen de los dolores y San Juan evangelista, talla del círculo de Pablo de Rojas de hacia 1600. También en el retablo se conservan dos obras de José Risueño: San Juanito y el Niño Jesús de la Pasión.

La Capilla de Jesús en la Columna es de planta rectangular con bóveda de cañón. Estaba acabada en 1679. Tuvo un retablo de principios del XVIII atribuido a Sánchez de Rueda, posteriormente se sustituyó por uno neoclásico, hasta que en 1942 se construyó otro barroco inspirado en el pequeño de San Francisco que posee esta capilla. El camarín, obra de este siglo, acoge la imagen de Jesús en la Columna, atribuida a Alonso de Mena, de hacia 1640. Tiene varias imágenes de gran interés como la de San Francisco Solano de José de Mora y otras atribuidas a José Risueño.

IGLESIA DEL CARMEN

F. INICIO: Siglo XVIII

ESTILO: Barroco

ARTISTAS: Remigio del Mármol y Juan de Dios Santaella

Fue reedificada en estilo barroco en el siglo XVIII. Obra de transición del barroco al neoclásioco.

Su fachada fue terminada en 1790. Coronada por torre con cúpula que remata una imagen del profeta Elías. Declarada Monumento Nacional.

La iglesia de Nuestra Señora del Carmen dispone de planta rectangular, de una sola nave, con cuatro tramos en su desarrollo longitudinal y cabecera plana, con un volumen poligonal de seis lados, adosado a ella.

El primer tramo está ocupado por el presbiterio, situado a un nivel más elevado que el resto del templo. Es de planta rectangular y cubierto por una bóveda de medio cañón.


Los tres tramos siguientes que contiene la nave van divididos por pilastras con capiteles jónicos.

 

El segundo tramo, de planta cuadrada, va cubierto por una cúpula gallonada sobre pechinas, y el tercer y cuarto tramo, de planta rectangular, se cubren mediante bóvedas de cañón. A los pies se encuentra un coro alto, de planta rectangular, sostenido por una plataforma con balaustrada. 

Adosada en el lado de la Epístola se encuentra la actual Capilla del Sagrario de planta rectangular. Se accede a ella a través de tres vanos, el central más alto que los laterales.

 

En la Capilla del Sagrario se pueden distinguir tres zonas, la cabecera y zona de los pies llevan cubierta plana, y la zona central, que corresponde a la antigua sacristía, también de planta rectangular y va cubierta por una cúpula gallonada muy plana.

El templo dispone de una decoración interior basada en su mayor parte en estrellas de madera doradas de distintos tamaños y cornucópias, repartidas todas ellas entre los muros.

Alzado de dos pisos de desigual altura en el exterior.

De piedra, la portada muestra una rígida composición de aire renacentista. Consta de dos cuerpos, el inferior rectangular, presenta un vano formado por un arco de medio punto, con clave, enmarcado por medias columnas pareadas. Son de fuste acanalado y van sobre altos pedestales. Por encima descansa un entablamento con triglifos y metopas decoradas con elementos florales, sobre el que se coloca una cornisa saliente, que soporta un segundo cuerpo, presidido por un gran relieve de la Virgen del Carmen.

 

Corona la fachada una torre de sillería, muy clásica, una pequeña cúpula en la que se alza la escultura del profeta Elías , junto a las campanas de situan van colocadas cuatro esculturas en piedra.

Templo del s. XVII y renovado aproximadamente en 1710 por los Alvarrez. Fue reedificada a finales del s. XVIII debido a su estado ruinoso. Se cree que las obras comenzaron en 1785 y se terminarían en 1821-1824.

Templo de Estilo Barroco y Neoclásico.

IGLESIA DE SAN PEDRO

F. INICIO: Siglo XVII

ESTILO: Barroco / Neoclásico

ARTISTAS: Hermanos Sánchez de Rueda, Juan de Dios Santaella y Francisco Javier Pedrajas

Antiguo convento de los alcantarinos. Iglesia barroca concluida en 1690, con planta de cruz latina con bóvedas de medio cañón y una cúpula sobre el crucero de media naranja sobre pechinas con escasa decoración de yeserías.

El retablo mayor, realizado por los hermanos Sánchez de Rueda, consta de un cuerpo dividido en tres calles por cuatro columnas salomónicas, la central comunica con el camarín que alberga una bella imagen de la Inmaculada de José de Mora que destaca por su rica policromía, en los laterales las imágenes de Santa Rosa de Viterbo y Santa Rosalía.

 

En el ático se sitúa una hornacina con la imagen de San Pedro de principios del XVI.

En el XVIII, el retablo sufrió cambios al realizarse detrás un amplio camarín comenzado por Jerónimo Sánchez de Rueda y terminado en 1739 por Juan de Dios Santaella.

 

Se trata de una amplio espacio de planta octogonal con una cúpula semiesférica rematada con linterna ciega. La decoración combina yeserías en las que se aprecian cabezas de ángeles, espejos embutidos y bolas de cristal azogado que combina con llamativos colores e imitaciones de mármol.

En la capilla del Venerable Orden Tercero se halla la imagen del Santo Entierro atribuida a Pablo de Rojas y fechada en 1594.

La Capilla de la Virgen de la Soledad se construyó a mediados del XVII aunque posteriormente ha sufrido dos reformas, una en el XVIII y otra en el XIX que la transforma en neoclásica. El retablo, atribuido a Francisco Javier Pedrajas, destaca por su pequeña talla rococó.

 

El camarín, también decorado por Pedrajas, es obra de los hermanos Álvarez en 1784. La imagen de candelero de la Virgen de la Soledad es de principios del siglo XVII.

La portada de piedra se atribuye a Juan de Dios Santaella y fue costeada por Juan de Codes en 1785.

En la hornacina superior se encuentra San Francisco de Asís tallado en piedra y policromado.

IGLESIA DE LA AURORA

F. INICIO: Siglo XV-XVIII

ESTILO: Barroco

ARTISTAS: Juan de Dios Santaella

Antigua ermita de San Nicasio, tiene su origen en el siglo XV, aunque hay noticias de ella se tienen en 1528. Reformada en el siglo XVIII por Juan de Dios Santaella.

 

Es de planta rectangular, la bóveda con cinco tramos de medio cañón con ventanas, situándose el coro alto en el primero y, en la cabecera, una cúpula de media naranja sobre pechinas.

 

Los tramos de la bóveda apoyan por medio de pilastras en las que se sitúan las tallas en yeso de San Pedro, San Pablo y los Evangelistas.

 

En el interior resulta difícil encontrar un espacio libre debido a la exuberante decoración barroca que presenta, que cubre la cúpula y bóveda  mezclandose molduras geométricas, motivos vegetales y con abundancia de ángeles de medio cuerpo, remarcado todo por una franja de color azul.

El retablo mayor está formado por banco, cuerpo y ático, y dividido en tres calles por complicados estípites. En el ático se encuentra la hornacina de la imagen de San Nicasio (patrón de la ciudad) con dos grandes volutas.

En la calle central un gran arco comunica con el camarín de la Virgen, en el que destacan sus espejos embutidos, yeserías y la variada policromía que combina oro e imitaciones de mármoles de gran diversidad y colorido. De planta poligonal con cúpula de media naranja sobre cornisa.

La imagen de la Aurora se atribuye a Diego de Mora.

La portada fue terminada en 1772, atribuida a Santaella, destaca por la riqueza de mármoles polícromos.

 

Se distribuye en dos pisos, el primero con columnas corintias y el segundo con salomónicas que enmarcan la hornacina de la Virgen. A la derecha se sitúa la torre de marcada decoración barroca.

 

En esta ermita tienen su sede los Hermanos de la Aurora, cuya existencia se remonta a 1580. Cada sábado a las 12 de la noche recorren las calles, cantando el rosario y canciones a la virgen, manteniendo una tradición muy arraigada en Priego.

IGLESIA DE LA ASUNCIÓN

F. INICIO: Siglo XVI-XVIII

ESTILO: Barroco

ARTISTAS: Jerónimo Sánchez Rueda y Francisco Javier Pedrajas

Su construcción comenzó en 1525, a instancias de la Marquesa de Priego. Edificio gótico-mudéjar de tres naves del siglo XVI, con arcos apuntados sobre pilares octogonales, terminados por una cubierta mudéjar con decoración que aún se conserva bajo la bóveda barroca del siglo XVIII.

 

La Puerta de Santa Ana, de estilo plateresco, se atribuye a Martín de Bolívar, artista del círculo de Siloé.

La reja de la puerta principal es de 1575 y la torre de 1541.

En el siglo XVII se realizaron las numerosas capillas laterales como la del Cristo de los Parrillas terminada en 1636, la imagen del Cristo es atribuida a Alonso de Mena, fechándose hacia 1635.

Destaca el Retablo Mayor del renacimiento tardío. Su distribución parte de un banco y tres cuerpos rematados por un ático, divididos de arriba abajo por tres calles y cuatro entrecalles en distinto plano que fue montado en 1567. Su autoría se desconoce, al igual que el imaginero y el lugar de procedencia del mismo.

Las pinturas son de Pedro de Raxis y Ginés López. El templo actual es fruto de la remodelación realizada entre 1743 y 1747, que consistió en ocultar los antiguos artesonados con bóvedas de arista, dotando al conjunto de una cúpula oval delante del presbiterio. Los antiguos arcos góticos quedaron ocultos bajo los de medio punto y la nueva decoración utilizó abundantes yeserías y molduras.

El autor de esta gran obra fue Jerónimo Sánchez de Rueda.

El Sagrario, una de las obras maestras del barroco español, fue realizado por Francisco Javier Pedrajas, entre 1772 y 1784, y es Monumento Nacional desde 1932. Su planta consiste en un octógono rodeado de paso inferior y tribuna que es rematada con una impresionante cúpula gallonada que está perforada en su base por ocho amplios ventanales de los que desciende la luz a todo el conjunto, al que se antepone un recinto menor cuadrado.

 

Esta magnífica arquitectura se recubre con una profusa decoración de molduras con yeserías de inspiración rococó. En el centro se alza un tabernáculo de 1921 del escultor Manuel Garnelo.

IGLESIA DE SAN JUAN DE DIOS

F. INICIO: Siglo XVIII

ESTILO: Barroco

ARTISTAS: Francisco Hurtado izquierdo, Jerónimo Sánchez de Rueda,

              Francisco Javier Pedrajas y Juan de Dios Santaella

Fue fundada en 1637 por D. Juan de Herrera, bajo la advocación de San Onofre.

La primitiva iglesia fue derribada en 1696, ( sólo 59 años después ) realizándose el actual templo por Francisco Hurtado Izquierdo que la terminó en 1717.

 

Consta de una sola nave con un breve crucero con cúpula de media naranja, sin tambor ni linterna, pero con franjas que anticipan las cúpulas gallonadas, prototipo de la arquitectura barroca prieguense. La cubierta es de cañón.

Hoy lo podemos ver, fruto de dos reformas realizadas en el siglo XVIII, la primera realizada por Jerónimo Sánchez de Rueda de la que se conserva la estructura,  la cúpula.

 

De la segunda reforma, comenzada en 1674, fue realizada por Francisco Javier Pedrajas.

Éste modificó los ventanales y decoró el templo con una cornisa y los arcos de la bóveda y los ventanales con talla de yeserías. De esta misma época es la fachada inconclusa atribuida a Juan de Dios Santaella.

 

El retablo mayor, realizado en 1768 por Francisco José Guerrero, se presenta como una superficie dividida por cuatro estípites. En la hornacina central se sitúa la Virgen de las Mercedes, talla moderna, a ambos lados las imágenes barrocas de San José y San Juan de Dios, con doseles rectos. En el ático, lienzos del calvario y a los lados, San Carlos Borromeo y San Nicolás. La talla del conjunto del retablo es rococó.

 IGLESIA DE LAS MERCEDES

F. INICIO: Siglo XVIII

ESTILO: Barroco

ARTISTAS: Francisco Javier Pedrajas, Juan de Dios Santaella y Nicolas Duromi 

Reedificada sobre la antigua ermita de San Antonio Abad, fue reformada en 1780 por Francisco Javier Pedrajas. Presenta planta de cruz latina con un crucero corto en forma de artesa, cubierta por una bóveda de arista en dos tramos y una gran cúpula gallonada.

 

Debajo una cornisa con formas curvas con unos arcángeles de gran tamaño. Las finas yeserías de estilo rococó se distribuyen en grupos por todo el templo y aparecen, como el resto del conjunto, inundadas de la luz que reciben de las vidrieras de la cúpula y bóveda.

El retablo mayor es obra de Pedrajas, así como los laterales. El primero lo forman un banco, dos cuerpos y un remate central. Uno decorado con columnas corintias con cintas que se cruzan en su centro, que dividen las calles apareciendo en los laterales las imágenes de San Ramón Nonato y Santo Tomás de Aquino.

 

La parte central la ocupa el camarín de la Virgen de las Mercedes. En el segundo cuerpo, la imagen de Santa Catalina. La decoración rococó está dorada, al igual que las molduras.

El camarín, presidido por la imagen de Ntra. Sra. de las Mercedes, talla de vestir de reducidas dimensiones, es la única pieza que queda de la antigua ermita. Fechado en 1753, se atribuye a Juan de Dios Santaella. Su planta es cuadrada con ángulos cóncavos, flanqueado por cuatro ángeles sobre repisas.

 

La portada de mármol, de la que se terminó solo el primer cuerpo, se realizó en 1799 por el arquitecto Nicolás Duroni en estilo neoclásico. Rematan la fachada dos torres gemelas con veletas taurinas, como reconocimiento a las corridas de toros benéficas que ayudaron a su construcción.

Declarada Monumento Nacional.

 IGLESIA DE LAS ANGUSTIAS

F. INICIO: Siglo XVIII

ESTILO: Barroco

ARTISTAS: Juan de Dios Santaella

 

De estilo rococó, fue fundada en 1773 por Josefa del Mármol con la intención de dotar de un templo a la imagen de la Virgen de las Angustias.

 

Fué terminada su construcción en 1775 y la decoración interior en 1778.

El templo es de una nave con bóveda de arista y lunetos, en la cabecera una cúpula gallonada que descansa en una cornisa. La autoría del templo y retablos se atribuyen a Juan de Dios Santaella.

 

En el camarín, el grupo escultórico titular es de la escuela granadina de finales del siglo XVIII, siendo el Cristo del círculo de José de Mora.

 

En el banco dos magníficas figuras de la Virgen y San José con el niño en brazos, obras de José Risueño del siglo XVIII. La portada está realizada en mármoles de colores, con dos cuerpos, también de Santaella.

CASA MUSEO D. NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES (1877-1949)

Se encuentra ubicado en una bella casa del siglo XIX ,casa natal del Presidente de la II República Española 

D. Niceto Alcalá-Zamora y Torres,.

Los orígenes del museo se remontan al día 17 de diciembre de 1986, cuando las hijas de D. Niceto, Doña Purificación y Doña. Isabel Alcalá-Zamora Castillo, donan al pueblo de Priego la casa natal del Presidente.

La intencionalidad museológica más evidente que queda de manifiesto, tras una visita al museo, es la capacidad didáctica que se ha procurado dar al mismo, pretendiendo conseguir un equilibrio entre la propia casa, los objetos originales expuestos y la información histórica que de ellos se puede derivar.

 

Para lograr este objetivo, el museo presenta varios niveles de información que se han estructurado por plantas:.

 

En la planta baja el visitante observa la distribución de dependencias, jardín y mobiliario original de la casa del Presidente; típicas de una casa solariega del período histórico que nos ocupa, predisponiéndose para recibir el mensaje que se le desea transmitir.

 

En la planta primera se combinan los objetos originales, con vitrinas y paneles informativos que combinan fotografías, dibujos y textos, siguiendo un criterio cronológico en un doble plano: la cronología de D. Niceto y la cronología de su período histórico a un nivel más profundo.

 

En la planta segunda se encuentra la sede del Patronato, donde se lleva a cabo una labor de investigación más profunda del personaje y su época, constituyendo el máximo nivel de aprovechamiento de la visita, no sólo por investigadores sino también para escolares que pueden completar la visita con material sonoro y videográfico de la época.

MUSEO HISTÓRICO MUNICIPAL   Centro Cultural Adolfo Lozano Sidro

El Museo Histórico Municipal es un museo arqueológico, creado en 1983.

Su sede actual, en el Centro Cultural Adolfo Lozano Sidro, es provisional, habiéndose proyectado el traslado de la institución a una sede definitiva en el conocido como Molino de los Montoro, cerca del castillo de la ciudad.

 

En el museo también se encuentra la sede del Servicio Municipal de Arqueología, que desde 1989 gestiona el rico patrimonio arqueológico prieguense, con numerosas actuaciones.

Los fondos del museo son espectaculares, tanto en cantidad como en calidad, aunque sólo una mínima parte de los mismos se encuentra expuesta. Las excavaciones arqueológicas realizadas por la institución, tanto en el casco urbano como en el territorio, y la donación de algunas colecciones particulares, han ido incrementando significativamente los fondos del museo, sobre todo las colecciones prehistóricas y medievales. En el futuro se habilitará una sección de Etnografía, basada en la colección Marcos Campos, una de las más importantes de Andalucía.

El espacio visitable del museo, se encuentra distribuido en cuatro salas más un patio columnado, siguiendo una ordenación cronológica convencional desde el Paleolítico hasta la Edad Media. 

 

SALA 1. Los orígenes: Paleolítico y Neolítico.

Se exponen restos óseos de la Cueva del Grajo II, con una antigüedad entre 150.000 y 170.000 años, pertenecientes a una fauna ya extinta en la comarca de Priego: hienas, osos, linces, toros salvajes, ciervos, etc. En estos momentos todavía no tenemos constancia del poblamiento humano de la comarca, con evidencias a partir del 90.000 a.C., circunstancia que sí demuestran, con posterioridad, los útiles fabricados en piedra tallada del Paleolítico y alguna manifestación excepcional de arte mueble, como una plaqueta de piedra, grabada con la cabeza de una cabra, hallada en el yacimiento de El Pirulejo y fechada hacia el 10.000 a.C.

 

Más tarde, durante el Neolítico (VI-III milenio a.C.), la comarca de Priego presenta una verdadera eclosión poblacional, con un número importante de cuevas naturales habitadas de las que procede un importantísimo y único conjunto de cerámicas, muchas de ellas decoradas, además de objetos de hueso y herramientas realizadas en piedra tallada y pulida. No faltan tampoco objetos decorativos, alisadores cerámicos, algún fragmento de cráneo trepanado, etc.

 

Las cuevas de los Mármoles, Murcielaguina, Huerta Anguita o Cholones son algunos de estos asentamientos prehistóricos. A esta sala hemos incorporado los últimos hallazgos realizados, para el periodo Neolítico-Calcolítico, como el descubrimiento de la Cueva de los Cuarenta, una espectacular cueva funeraria, y otras de similares características.

Por último, también se expone la estela de El Torcal, con relieves diversos, que se ha interpretado como posible hito territorial de la prehistoria reciente. 

SALA 2. De la piedra al metal: Del final de la prehistoria al mundo ibérico.

Contiene, tras un panel didáctico dedicado al arte rupestre, los primeros útiles metálicos hechos por el hombre en la comarca de Priego (III-II milenio a.C.): puntas de flecha y cuchillos, de bronce, y un colgante de plata, así como una maqueta del dolmen de la Lastra, única manifestación megalítica conocida del sur de Córdoba. También, ya en la protohistoria (siglos X-III a.C.), contemplaremos las primeras cerámicas hechas a torno y decoradas con sencillos motivos geométricos pintados en rojo y negro.

 

El periodo ibérico aporta, igualmente, un importante conjunto de armamento, ajuares funerarios (con una recreación, a escala real, de una tumba de incineración), así como, ya en un momento tardío, varios conjuntos cerámicos de gran valor arqueológico, como los del cortijo del Portillo y del cerro Cabeza del Obispo (Alcaudete). Así mismo, se dedica un espacio al santuario iberorromano de la cueva de la Murcielaguina, asentamiento de gran trascendencia espiritual durante varios siglos y referente religioso para muchos poblados de su entorno. La sala se complementa con una recreación, a escala real, de un telar ibérico, así como paneles didácticos dedicados a los textiles en el mundo ibérico y el armamento en el mismo periodo.

 

SALA 3. Bajo la misma lengua: Roma.

Está dedicada a la aportación cultura de Roma (siglos III a.C. al V d.C.), a excepción de la numismática ibérica, que se exhibe en ella, junto con la latina. Cerámicas, esculturas, capiteles, son las manifestaciones de la arqueología prieguense más llamativas de este mundo clásico. Junto a ella también se exponen pequeños bronces, de múltiples funciones, o herramientas, representativas de cada momento.

 

Más de un centenar de yacimientos arqueológicos del municipio tienen ocupación en estos momentos, lo que prueba la intensidad del poblamiento (Torre Alta, Cañoscorrientes, Cabeza Rasa, etc.). Los paneles didácticos están dedicados a la romanización de territorio, a la numismática y a los sistemas constructivos.

PATIO.

Aquí se expone la cultura material hispanorromana y, en menor medida, medieval (bolaños), que, por sus características, no se han podido incluir en el espacio museográfico convencional. Se exhibe la epigrafía latina, con ejemplares de gran valor histórico como el hito que separaba los términos municipales de Cisimbrium y Egabrum o Ipolcobulcola, dos pies de prensa de aceite, dos tumbas (de tegulae y sarcófago de plomo) y un molino de cereal. Los paneles didácticos se dedican a la epigrafía, al aceite y vino en época romana, al museo, a los métodos y técnicas de la arqueología, y a la destrucción del patrimonio arqueológico.

SALA 4. Tiempos de crisis y de cambio: Antigüedad Tardía y Edad Media.

Cerramos el mundo antiguo con la época visigoda (siglos V al VII d.C.) y una selección de la cultura material representativa, generalmente asociada al mundo funerario. Aquí destacamos un epígrafe único, con el comienzo de un salmo bíblico, In Domino confido (Confío en el Señor), procedente de la necrópolis de El Arrimadizo.

 

Y así llegamos a la Edad Media (siglos VIII-XV d.C.), uno de los fondos más importantes del museo, sobre todo los pertenecientes a madinat Baguh, nombre árabe de la ciudad islámica medieval de Priego, objeto de numerosas excavaciones arqueológicas.

 

Las cerámicas andalusíes destacan por su abundancia y buen estado de conservación, con formas completas, aunque no faltan otros objetos de la vida cotidiana. Se continúa con el periodo medieval cristiano, cuando Priego pasa a ser villa feudal de señorío. Los paneles didácticos están dedicados a las torres atalayas, a la arqueología medieval del casco urbano y a las pinturas medievales de la cueva de Cholones. Se completa la sala con una maqueta de un trabuco (catapulta) medieval, cuya munición se exhibe en el patio, y un enterramiento doble altomedieval.

CASA DE D.ADOLFO LOZANO Y SIDRO     ( 1872-1935 )

El Museo Adolfo Lozano Sidro fue inaugurado en 1999 y ocupa las plantas primera y segunda de la antigua casa familiar de los Calvo Lozano que fue donada al Ayuntamiento de Priego en 1985.

Adolfo Lozano Sidro nació en Priego en 1872, estudio en Málaga con José Moreno Carbonero y en los últimos años del siglo XIX se instaló en Madrid llegando a ser considerado como uno de los más grandes ilustradores españoles de su época, publicándose su obra principalmente en la revista “ Blanco y Negro “.

El Museo presenta más de 70 obras originales del pintor y una amplia colección de dibujos y bocetos. En la primera planta, además de una selección de retratos y obras de temática orientalista y religiosa, puede verse una serie de ilustraciones y un buen número de las obras que le dieron mayor fama.

En ellas representa escenas y tipos populares de la Andalucía rural del primer tercio del siglo XX en duro contraste con las escenas de la alta sociedad de la época que mostraba sus galas en los salones y teatros madrileños y en las casas señoriales de la burguesía andaluz

 

Especialmente representativas de aquella Andalucía rural son las obras expuestas en la sala 3, en la que destacan “En la Feria de Priego”, “Tertulia en el café”, “Detenidos por la Guardia Civil”, “Casa de empeño” o “Merienda de los campesinos”, situada en la sala 2.

Representan en cambio a la burguesía madrileña o andaluza, obras como “En el salón”, “Probándose el traje de gala” o “Saludo Galante”.

 

En distintos lugares del museo, especialmente en la sala 4, también llamada “Salón de invierno”, puede comprobarse la calidad de Lozano Sidro como retratista.

En la segunda planta se muestra el apartamento que ocupaba el pintor durante sus estancias en Priego, destacando su estudio, en el que se conservan sus caballetes y útiles de pintor, así como bocetos, recuerdos, y obras sin terminar, en posición muy similar a como quedaron en el momento del fallecimiento del artista, en 1935. En el vestíbulo puede verse una vitrina dedicada a las ilustraciones que realizó para la edición de lujo de la novela “Pepita Jiménez” de Juan Valera en 1925 y un “recuerdo” a su tío abuelo, el pintor Federico Alcalá-Zamora y Franco.

CENTRO DEL PAISAJE ESPAÑOL CONTEMPORÁNEO "ANTONIO POVEDANO"

El Centro del Paisaje Español Contemporáneo “ Antonio Povedano “ creado en 1996 por el Ayuntamiento de Priego, en homenaje a Antonio Povedano, que había impulsado años antes las actividades de la “ Escuela Libre de Artes Plásticas de Priego de Córdoba”.

Está dedicado de forma monográfica al género “ paisaje ” y presenta distintas formas de ver e interpretar el paisaje a través de la obra de algunos de los mejores especialistas españoles de este género.

La tendencia figurativa está representada por el realismo de Amalia Avia o José Lapayese, el sentido mágico de José Hernández o la reinterpretación expresiva y colorista de Agustín Redondela, Vaquero Palacios, Manuel Capdevila y Agustín Úbeda entre otros.

 

Se acercan a la abstracción en cambio las obras de pintores como José Abad, Molina Montero, Antonio Suárez o José Vento.

El Centro organiza exposiciones y ciclos de conferencias sobre Arte, Paisaje y Turismo. En la actualidad se está preparando la segunda fase de este Centro cuya temática monográfica lo convierte en único en España.

JARDÍN MICOLÓGICO      ( N37.482982,  W4.234650 )  a sólo 6 km de Priego

El Jardín Micológico La Trufa, pionero en su género y único en Europa, tiene sus instalaciones emplazadas en las inmediaciones de la aldeas prieguense de Zagrilla en elParque Natural Sierras Subbéticas y debe su nombre a la trufa de verano, se trata de una especie parecida a la trufa negra, que suele encontrarse en encinares adehesados, con menor cobertura de vegetación que en los que se encuentra la trufa negra y adaptada a un rango mayor de temperatura y menos precipitaciones.

Este espacio, de singularidad y belleza, está declarado como Geoparque Mundial de la UNESCO y cuenta con el reconocimiento de Zona de Especial Conservación Natura 2000 (ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Las instalaciones del Jardín Micológico están divididas en ocho zonas donde se han recreado los ecosistemas más representativos de Andalucía como el pinar, alcornocal, encinar y quejigal, pastizal, bosque de ribera y pinsapar, entre otros.

De este modo, durante su recorrido, podrás conocer parte de la flora, la vegetación y los hongos de la región, estando representadas desde especies de flora amenazadas a especies comunes de las principales formaciones vegetales de Andalucía, pasando también por otras asociadas a cultivos como el del castañar o avellanar. Así mismo, encontrará una representación de setas como el champiñon, pie azul, oreja de judas, la barbuda y diferentes boletus, entre otras especies de setas silvestres andaluzas, que darán muestra de las asociaciones simbióticas entre plantas y hongos y los modos de vida de hongos saprófitos y parásitos. En definitiva, constituye una representación regional de los hongos de Andalucía, una de las regiones europeas con mayor riqueza y diversidad fúngica.

Tras el paseo por el jardín propiamente dicho, no dejes de visitar las dos salas de exposición y la galería interpretativa, dotadas de paneles y elementos interactivos en las que se dan a conocer, no solo los tipos de hongos de nuestra zona, sino también, su modo de vida, su importancia en el equilibrio de los ecosistemas, las relaciones entre los hongos y las personas a lo largo de la historia, así como las bases para el estudio de sus características, consejos básicos para buenas prácticas de recolección y diversas curiosidades sobre este reino, que no te dejaran indiferente.

Este edificio alberga también el Centro Andaluz de Micología, compuesto de dos módulos de trabajo, el módulo de producción de hongos que alberga el laboratorio de micorrización y producción, y el módulo técnico en el que se encuentra una completa biblioteca micólogica, fungiario y zonas de trabajo técnico-micológico. Las instalaciones se completan con una sala de audiovisuales para 150 personas y un taller de educación y formación micológica en el que se desarrollan actividades formativas y de educación ambiental para todas las edades.

Junto a los numerosos atractivos del Jardín Micológico que ya te hemos contado, podrás encontrar a lo largo del recorrido por las distintas dependencias una interesante exposición de esculturas gigantes setas y hongos, piezas realizadas por el artista sevillano Marcos Domínguez Alonso, entre las que destacan en la entrada al edificio el conjunto de Armillaria Mellea de bronce o las bellotas o trufas de verano, así como la Myriostoma Coliforme (seta salero) del jardín de entrada, o la también llamativa Anmanita Ponderosa realizada en piedra caliza y situada en la zona dedicada al ecosistema del pastizal.

Este equipamiento, creado en el marco del Plan de Conservación y Uso Sostenible de las Setas y Trufas de Andalucía (Plan CUSSTA) por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en colaboración con el Ayuntamiento de Priego de Córdoba, está integrado en la Red Andaluza de Jardines Botánicos y Micológico en Espacios Naturales con los objetivos de promover el conocimiento de la micología, fomentar la actividad micológica sostenible y el micoturismo, así como a contribuir a la conservación del recurso micológico y las especies de hongos amenazados de Andalucía.